jueves, 9 de mayo de 2013

HIPERLORDOSIS LUMBAR

La lordosis, puede ser considerada clínicamente, como una curvatura exagerada, de la posición lumbar, con lo cual, al mirar de costado la columna vertebral, se verá que esta, está inclinada hacia atrás.

Esta curvatura, se da principalmente, en las vértebras finales, de la columna. O sea, en la parte inferior de la espalda, aquella cercana al cóccix. Con lo cual, la zona baja de la espalda, adopta la imagen de un dorso cóncavo.

Una de las características más claras de una lordosis, es la prominencia de los glúteos. O sea, cuando una persona sufre de lordosis, por lo general posee un glúteo bastante prominente hacia fuera.

Las lordosis pueden ser consideradas de dos maneras. Están las de tipo fisiológica, las cuales se desarrollan de manera leve, y se pueden ver acentuadas en las mujeres que se encuentran embarazadas.

Por otra parte, tenemos las lordosis patológicas. Las cuales son las más acentuadas o graves. Por ende, el grado de deformidad de la zona baja de la espalda, es bastante notorio. Esta condición, puede empeorar en los casos donde la lordosis va acompañada con otras desviaciones lumbares. Por ejemplo en el caso, en donde aparte de lordosis, la persona sufra de escoliosis.


Antiguamente se creía que los síntomas de la hiperlordosis lumbar eran fuertes dolores de espalda, hoy se sabe que no es así, simplemente se aprecian desde el punto de vista estético con una zona lumbar más curvada de lo normal. De todas formas, una hiperlordosis sin tratar puede ser el origen de dolores de espalda y contracturas musculares, así como de pinzamientos nerviosos o incluso, hernias discales.

En principio la hiperlordosis no es una enfermedad fija como pueda ser la esclerosis, pero es realmente importante comenzar el tratamiento cuanto antes, porque con el paso de los años las curvaturas de la columna se van estructurando y resulta cada vez más difícil su corrección.

TRATAMIENTO OSTEOPÁTICO

Luego de un análisis postural extenso (captores podales, sistema masticador, esfera craneal) se comenzará a tratar sobre los desbalances musculoesqueléticos inhibiendo la musculatura hipertónica (psoas, cuadrados lumbares, tríceps sural, etc) y estimulando la hipotónica. Equilibración y reestructuración del sistema lumbopélvico, charnela dorsolumbar y cérvicodorsal. Diafragma.
Armonización del sitema cráneosacro y prescripción de ejercicios de higiene postural y corrección ergonómica. En caso de ser necesario se indicaran plantillas y se recomendarán ejercicios de flexibilidad simétricos como pilates, yoga o natación. De cada caso INDIVIDUAL y PARTICULAR dependerá el tratamiento Osteopático y las indicaciones posteriores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada